En Proiner apostamos por una calefacción ecológica. Por eso siempre hemos creído que no solo las chimeneas son recomendables, sino también sistemas más eficientes, ya que una chimenea calienta muy bien una estancia, pero no tanto el resto del edificio. Cuando llegaron las calderas de leña o biomasa, nos convencimos todavía más. Hablemos de estas y de cómo te beneficia tener una en casa.

Ahorro de costes en calefacción

El ahorro de una caldera de leña es considerable. De hecho, dependiendo del tipo de leña o biomasa que se utilice y con qué sistema se compare, puede ser hasta un 500% más barata. De modo que por lo que cuesta calentar una casa durante dos meses, se puede tener calefacción y agua calienta too el año.

No depender de cambios en precios de los combustibles

Los combustibles fósiles como el gasoil o el gas están sujetos a fluctuaciones del mercado. Lo que unido a una mayor demanda puede hacer que la factura de la calefacción se dispare.

Cuando hablamos de leña, podemos encontrar proveedores que generan la misma cantidad de producto y tienen los mismos precios. Además a menudo incluso lo podemos obtener gratis. Sobre todo en determinadas zonas de bosque o explotaciones en las que hay árboles y se talan las ramas para mejorar su salud.

Respeto al medio ambiente

La leña y la biomasa son combustibles renovables que no causan daño al medio ambiente. A diferencia de los combustibles fósiles, cuya extracción y emisión de residuos es bastante problemática.

Es más, los biocombustibles en muchas ocasiones son residuos que de otro modo no se podrían eliminar. Esto los hace todavía más baratos y recomendables.

Las calderas de biomasa, a diferencia de las chimeneas, se utilizan durante todo el año porque permiten tener agua caliente sanitaria. Una ventaja más que no queríamos dejar de destacar.

Descubre las calderas de biomasa de marca Edilkamin o Extraflame y empieza a ahorrar y cuidar el medio ambiente.